Estamos abiertos y disponibles en persona, por Zoom o por teléfono. LEER MÁS

Recientemente ganamos un caso de fianza donde las probabilidades estaban definitivamente en nuestra contra. Nuestro cliente era la mayor estrella de reggaeton de su país. Policías enmascarados detuvieron a nuestro cliente y a sus tres compañeros de banda y los amenazaron con matarlos a punta de pistola si no hacían un pago mensual de «protección». Nuestro cliente y sus compañeros de banda temían por sus vidas e intentaron sin éxito conseguir la cantidad exigida por la policía. Después de no recibir el primer pago, la policía disparó y mató a los compañeros banda de nuestro cliente. Afortunadamente, la policía no vio a nuestro cliente o él también habría sido asesinado. Nuestro cliente huyó de su país la semana siguiente y fue inmediatamente detenido y puesto en proceso de expulsión después de entrar en los EE.UU.

Después de que nuestro cliente llevaba detenido seis meses, el juez de inmigración celebró una audiencia y negó su petición de asilo. Poco después solicitamos una fianza. El juez de inmigración denegó la fianza porque consideró a nuestro cliente un «riesgo de fuga». En otras palabras, el juez de inmigración consideró que había un alto riesgo de que nuestro cliente no se presentara a ninguna audiencia futura si era liberado bajo fianza. El juez de inmigración no dio ninguna razón para este fallo y nuestro cliente permaneció detenido.

Varios meses después, un juez del tribunal federal de Distrito de los Estados Unidos en Columbus, GA, emitió una orden en un caso de hábeas corpus de inmigración en la cual obligaba a que el gobierno asumiera la carga de la prueba sobre si un solicitante de una fianza posaba un riesgo de fuga o un peligro para la comunidad. Anteriormente, en los trámites de inmigración, el extranjero siempre era responsable de probar la carga que no posaba un riesgo de fuga ni un peligro para la comunidad.

Entonces pedimos al juez de inmigración una segunda audiencia de fianza debido al cambio de ley. En nuestra segunda audiencia de fianza, el juez de inmigración entendió que el gobierno no tenía base para sustentar que nuestro cliente posaba un riesgo de fuga, es decir, que el gobierno no cumplió con el requisito de la carga de la prueba. El juez de inmigración concedió a nuestro cliente una fianza, la familia de nuestro cliente pagó la fianza al día siguiente, y nuestro cliente salió en libertad bajo fianza después de pasar casi 16 meses en detención.

La mayoría de las condenas penales llevarán al gobierno a argumentar que aquella persona que no es ciudadana representa un peligro para la comunidad. De la misma manera, el gobierno suele argumentar que las personas recién llegadas a los EE.UU. constituyen un riesgo de fuga. Sin embargo, en ausencia de una o más condenas penales graves, a menudo no hay una razón válida para detener a un no ciudadano que está esperando que un juez de inmigración escuche su caso.

Los procedimientos de fianza de inmigración requieren un abogado de inmigración con experiencia que pueda presentar ante al juez de inmigración un argumento sólido y documentado para que conceda una fianza. Llame a los abogados de inmigración de Antonini y Cohen si tiene un ser querido detenido por inmigración en cualquier lugar de los EE.UU. Nuestros abogados de inmigración tienen casi cien años de experiencia combinada en materia de inmigración. Sabemos cómo hacer un argumento fuerte para una fianza. Llámenos para una consulta.

¿TIENE PREGUNTAS SOBRE LA CIUDADANÍA POR NACIMIENTO? CONTACTE A ANTONINI & COHEN CON TODAS SUS PREGUNTAS DE INMIGRACIÓN. ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDAR.

Los abogados de Antonini y Cohen crean y defienden la oportunidad para que individuos, familias y empresas busquen y logren el sueño americano. Visítenos en línea o llámenos al (404) 850-9394.

Antonini & Cohen
Antonini & Cohen

En Antonini & Cohen, proporcionamos representación enérgica, eficaz y agresiva en todas las áreas de la ley estadounidense de inmigración desde 1991.

Call Now ButtonCall Now! Llámanos!