La naturalización es el último paso en el proceso de inmigración. La mayoría de las personas asume que un historial criminal limpio garantizará que les otorguen la naturalización. Sin embargo, no es necesariamente el caso. Para obtener la naturalización la persona debe demostrar «tener una conducta intachable». Contrariamente a la creencia popular, conducta intachable comporta tanto actos criminales como no criminales. En este blog pondremos de relieve, brevemente, varios de los problemas no criminales más comunes que afectan la determinación de conducta intachable y, en consecuencia, el otorgamiento o la negativa de la naturalización. 

1. Aspectos fiscales

Las infracciones tributarias, incluso en ausencia de condena, pueden impedir determinar que la persona tenga una conducta intachable. No presentar una declaración de impuestos, así como no pagar la cantidad exigida, darán como resultado la negativa para naturalizarse. La ley requiere que los residentes permanentes (titulares del permiso de residencia o comúnmente conocido como «tarjeta verde») informen sobre todos sus ingresos, incluso los recibidos fuera de los Estados Unidos. Igualmente, presentar una declaración de impuestos con información errónea como el estado civil o el número de dependientes, puede tener el mismo resultado. Por último, hacer una consignación fiscal de «no residente» dará como resultado probablemente que se niegue la naturalización. Si hay una infracción tributaria, el solicitante de la naturalización deberá buscar la ayuda de un Contador Público Certificado para corregir cualquier error, pagar los impuestos adeudados como resultado de cualquier error y emitir una carta informando que se han corregido todos los errores  y se han pagado todos los montos adeudados.

2. Voto Ilegal

Votar ilegalmente puede ser un obstáculo para demostrar conducta intachable con fines de naturalización. Puede ser también motivo para la deportación. Votar ilegalmente incluye el voto en cualquier elección federal, estatal o local. Existe una pequeña excepción para los no ciudadanos, cuyos padres son ciudadanos, que han residido permanentemente en los Estados Unidos antes de tener 16 años y que creían, razonablemente, que eran ciudadanos estadounidenses al momento de votar. 

En el pasado, el gobierno consideró que el acto de votar o registrarse para votar no era automáticamente un obstáculo para demostrar conducta intachable, ni motivo para abrir a una persona un proceso de deportación. Se suponía, más bien, que el juez debía adoptar el enfoque de «las circunstancias como un todo» para determinar si dicha infracción indicaba ausencia de conducta intachable. En otras palabras, el juez debía analizar las razones dadas por el solicitante para violar la ley. Hemos tenido varios casos en los que nuestros clientes admitieron que se registraron para votar y votaron. Al explicar sus circunstancias (falta de conocimiento, creencia de que se les permitía votar y que un funcionario del gobierno local los instó a registrarse para votar), pudimos convencer a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) de que no hubo intención dolosa ni mala fe. USCIS otorgó la naturalización en esos casos. 

Sin embargo, en el entorno actual el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus iniciales en inglés) persigue agresivamente a los extranjeros que han votado o se han registrado ilegalmente para votar. De hecho, el DHS creó y está financiado una oficina para despojar de la naturalización en ciertos casos. Por lo tanto, toda persona que haya votado o se haya registrado para votar antes de naturalizarse, deberá consultar a un abogado acerca del riesgo que todo lo anterior conlleva para su solicitud de naturalización.

3. Impedimentos discrecionales para establecer conducta intachable

Aunque la Ley de Inmigración y Nacionalidad no define explícitamente lo que es conducta intachable, sí especifica varias actividades que impiden la determinación de conducta intachable. Tales actividades incluyen adulterio, incapacidad de mantener a los dependientes y una categoría indefinida llamada «actos ilegales» que se conoce como «impedimentos discrecionales» que impiden establecer conducta intachable. Si existe un impedimento discrecional, el solicitante de la naturalización puede tratar de demostrar «circunstancias atenuantes» (circunstancias que existían antes o simultáneamente con el acto ilegal), para superar la presunta ausencia de conducta intachable. 

No mantener a los dependientes.

USCIS puede considerar ausencia de conducta intachable cuando alguien no ha cumplido con su «obligación moral y legal de hacerse responsable por la manutención de niños menores de edad», lo cual incluye falta de pago de cualquier cuota de manutención, pago de una cantidad de manutención «obviamente insuficiente» o deserción. Según USCIS, circunstancias atenuantes pueden incluir la situación laboral y financiera del solicitante, la forma en que el solicitante llegó a su situación financiera en particular, si el solicitante ha hecho un esfuerzo de buena fe para «proveer razonablemente» para su hijo y si la falta de pago fue resultado de un error de cálculo o de un error honesto.

Uso o venta de marihjuana en un Estado que así lo permite con fines médicos o recreativos.

Aunque varios estados han legalizado la venta y el uso de marihuana con fines médicos y / o recreativos, el hecho es que sigue siendo una sustancia regulada según el Anexo 1 de la ley federal. Aunque poseer, vender bajo licencia o usar marihuana no es ya un delito conforme a la ley estatal, USCIS los considerará una infracción de la ley federal y, por lo tanto, «actos ilegales» que impiden establecer conducta intachable, no siendo necesario para ello arresto, delito penal imputable ni condena. Además, en virtud de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, toda persona que abusa o es adicta a las drogas está sujeta a deportación. Nuevamente, no es necesario que haya arresto, delito penal imputable ni condena, para llegar a esta conclusión. 

HABLE CON UN ABOGADO DE INMIGRACIÓN DE ATLANTA

Como se comentó brevemente antes, tener un historial criminal limpio no se traduce necesariamente en un proceso de naturalización sin tropiezos. Los abogados de inmigración de “Antonini & Cohen Immigration Law Group” explorarán detenidamente con usted cualquier problema potencial que pudiera impedirle establecer conducta intachable, lo cual será contraproducente para su naturalización y, en el peor de los casos, llevarlo a un proceso de deportación. Lo prepararemos y acompañaremos en su entrevista de naturalización. Llámenos para pautar una entrevista y para que podamos tranquilizarlo, además de asesorarlo, guiarlo y representarlo en su proceso de naturalización.

Call Now! Llámanos!