Aunque el gobierno de Trump ha realizado algunos trabajos para mejorar las barreras existentes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, el muro prometido por Trump no se ha materializado. Sin embargo, el gobierno está construyendo un muro invisible a través de reglamentos y políticas cuyo objetivo es dificultar el proceso de inmigración. Algunas de esas medidas son sutiles y se refieren a política interna. Otras, sin embargo, constituyen cambios importantes del proceso de inmigración que afectan negativamente a los extranjeros. Este es el segundo blog de esta serie donde se destacan los bloqueos más temibles del muro invisible de Trump.

DEMORAS DE PROCESAMIENTO EN USCIS

En el año 2014 USCIS tardaba aproximadamente 5 meses en tomar una decisión sobre una solicitud normal, mientras que en el año 2018 el tiempo de procesamiento se duplicó a casi 10 meses. Dicho de otra forma, en el año 2018 el 94 por ciento de todas las solicitudes de inmigración tardó más en procesarse que en el año 2014. ¿Cómo afecta esta duplicación del tiempo de procesamiento a los extranjeros y las empresas estadounidenses que solicitan beneficios de inmigración? Mantiene a las familias separadas, pone en peligro la vida de las personas, resulta a menudo en pérdida del trabajo, afecta negativamente las operaciones comerciales y aumenta la posibilidad de abrir un proceso de deportación en el caso de algunas personas. En breve, este gobierno está restringiendo la inmigración legal mediante la desaceleración de los procesos migratorios. Muchos solicitantes del permiso de residencia (tarjeta verde) a través del matrimonio no reciben autorización para trabajar antes de asistir a su entrevista.

Un ejemplo de una de las políticas que produce esa desaceleración es que, para ciertos tipos de solicitudes, los funcionarios de USCIS duplican las revisiones de decisiones pasadas, agregando trabajo innecesario en cada caso. Otra política impide a los funcionarios de USCIS aprobar solicitudes que califican durante la entrevista, necesitándose una revisión secundaria en lugar de una aprobación directa.

¿Qué puede usted hacer para asegurarse de que su caso se adjudique lo más rápidamente posible en las condiciones actuales? Asegúrese de dar a su abogado información exacta y correcta. Si su abogado presenta su solicitud con información incompleta o errónea, ello puede dar como resultado demoras, una negativa e incluso que se abra un proceso para su deportación.

USCIS OPERA AHORA COMO UNA “CAJA NEGRA”, SIN ACCESO A LA INFORMACIÓN RELATIVA AL PROCESAMIENTO DE LOS CASOS.  INFOPASS HA SIDO CASI ELIMINADO.

Antes, cualquier ciudadano extranjero podía pedir una entrevista en una oficina local de USCIS con un funcionario de información a través del portal INFOPASS del sitio web de USCIS. Aunque era difícil a menudo encontrar un horario disponible, el sistema INFOPASS permitía a clientes y abogados hacer consultas en persona sobre el estado de su caso.

En marzo de 2018 USCIS lanzó un nuevo sistema para programar entrevistas en INFOPASS. La oficina local de USCIS en Atlanta ha adoptado ese sistema y ahora se necesita llamar al Centro de Contacto de USCIS al 1-800-375-5283. Después de llamar al número y pasar por varias indicaciones de voz, la persona que llama hablará con un representante de Nivel 1 (probablemente un contratista de USCIS), quien determinará si se necesita una entrevista. Si lo considera apropiado, el representante de Nivel 1 pasará el problema a un funcionario de Nivel 2 (un funcionario de USCIS). Se supone que el funcionario de Nivel 2 devolverá la llamada a la persona en las 72 horas siguientes. Los abogados que utilizan el sistema nuevo informan que las llamadas se devuelven a menudo fuera del horario de oficina y los fines de semana, además de que muchas veces nunca se hacen.

El Defensor del Pueblo de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (CIS por su sigla en inglés) indicó que USCIS ha identificado varios escenarios que justifican una entrevista programada a través de INFOPASS, incluyendo, entre otros, solicitudes de prueba de estado legal y permiso de viaje condicional en casos de urgencia.

Junto con la política de exclusión de acceso a las oficinas de USCIS, a menos que se tenga una entrevista, el nuevo sistema hace infinitamente más difícil, si no imposible, averiguar sobre el estado de una solicitud pendiente o cualquier otro problema. Aunque USCIS publica en línea el estado de los casos, la información es con frecuencia inexacta y está desactualizada.

USCIS HA PASADO A SER UN ORGANISMO ORIENTADO MÁS AL CUMPLIMIENTO, EN LUGAR DE SU PAPEL -POR MANDATO LEGAL- DE ORGANISMO PROCESAL

Antes de la creación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), tanto el cumplimiento de la ley como las adjudicaciones estaban administradas por un solo organismo, el INS (Departamento de Naturalización e Inmigración).  Con la creación del DHS en el año 2002, la adjudicación pasó a ser responsabilidad de USCIS y el cumplimiento quedó en manos de ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas). Desafortunadamente, el gobierno de Trump ha reclutado a USCIS para ayudar a ICE con la aplicación de la ley de varias maneras. A continuación se indican tres ejemplos.

Primero, en el año 2016 USCIS adoptó una norma que permite a los inmigrantes indocumentados con órdenes de expulsión presentar exenciones («exenciones provisionales») a su presencia ilegal mientras están aquí, en los Estados Unidos. El primer paso en el proceso era presentar una petición de visa I-130. Ese año USCIS envió a ICE listas de beneficiarios de I-130 a quienes se había ordenado previamente que abandonasen el país, programó entrevistas a conveniencia de ICE y luego, en ciertos casos, alertó a ICE sobre la llegada de ciudadanos extranjeros a USCIS para la entrevista. En muchos de esos casos, ICE arrestó al ciudadano extranjero que estaba en USCIS para una entrevista en el marco del proceso normal y ordenado legalmente de proseguir el caso presentando una exención provisional. Estas acciones no reflejan la misión de USCIS de enfocarse exclusivamente en ocuparse de los beneficios de inmigración.

Segundo, USCIS anunció en junio de 2018 una política que amplía considerablemente las circunstancias en las que emitirá una Notificación para comparecer («NTA», por su sigla en inglés) y abrir así al ciudadano extranjero un proceso de deportación. USCIS limitó tradicionalmente la emisión de NTA a una gama reducida de circunstancias, dejando normalmente a ICE la decisión de emitir las NTA. Ahora bien, «… [i] en lugar de remitir los casos a ICE para que emita la NTA, emitiremos nosotros directamente las NTA, una vez que se implemente por completo el nuevo NTA PM [memorando de la política] y para categorías de casos expresamente establecidas en NTA PM … «. La Red Católica de Inmigración Legal (CLINIC, Catholic Legal Immigration Network) llegó a la conclusión de que «[ese] cambio pone efectivamente a USCIS en situación de igualdad con ICE respecto al control de a quién se abre un proceso [de deportación] y cuándo se hace».

Tercero y más revelador, USCIS eliminó en la declaración de su misión la frase «nación de inmigrantes» y la referencia a los solicitantes como «clientes». Esto es claramente contradictorio con el propósito de la creación de USCIS como organismo del DHS dedicado exclusivamente a proporcionar servicios de inmigración y ciudadanía, tal como se refleja en su nombre: Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos.

HABLE CON UN ABOGADO DE INMIGRACIÓN DE ATLANTA SOBRE SUS OPCIONES DE INMIGRACIÓN

Los abogados de inmigración de “Antonini & Cohen” prepararán su solicitud correctamente para garantizar que el caso se presente ante USCIS y se adjudique sin demora alguna autoimpuesta. Para programar una entrevista con uno de nuestros abogados de inmigración familiar, contáctenos en línea o llamando al 404-850-9394. Esperamos guiarlo de manera eficiente y rápida a través del proceso de solicitud de beneficios de inmigración.

Call Now! Llámanos!